RETIRARAN ‘BARDA’ DE LA CURVA DE SAN LORENZO

Los riesgos que representa el muro de contención instalado en la curva de San Lorenzo, como parte de los trabajos para la adecuación de la segunda ruta troncal de Ciudad Juárez, llevarían a la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas (SCOP) no sólo a la demolición de la estructura, sino a elaborar un rediseño de la vialidad para garantizar a los usuarios una circulación segura en la zona, destacó la dependencia.

Carlos Aguilar García, titular de la SCOP, detalló que el tema ya ha sido discutido con el presidente municipal, Cruz Pérez Cuéllar, y con su gabinete, por lo que una vez que se tengan todos los estudios necesarios, se resolverá técnicamente.

“Los dos carriles de circulación general quedaron muy angostos, igual que el lateral, ahí hay que hacer un diseño como Dios manda, cada vez que avanzamos vamos resolviendo estos problemas derivados de un proyecto mal hecho, de un mal diseño de movilidad vial y de malos procesos de construcción. Vamos a darle solución para dejarlo en óptimas condiciones para el correcto funcionamiento del sistema y sea una obra por la que la comunidad pueda transitar con plena seguridad”, dijo.

De acuerdo con información de la dependencia, el muro cuenta con una longitud de 515 metros y 1.35 metros de altura, además de un espesor de 25 centímetros con una cadena de cerramiento de 30 x 20, que corresponden a los refuerzos de concreto armado colocados encima de la estructura.

Ante los cuestionamientos de cuánto representaría en inversión el retiro del muro y la corrección en la vialidad, Aguilar detalló que están a la espera de los estudios técnicos que permitan definir el diseño final y, con ello, establecer el costo de la nueva obra, que sería realizada por una nueva empresa contratista.

“Es un muro largo y caro por el tipo de concreto y varilla que se usó, para el retiro se contrataría a otra empresa, y para reducir los costos estamos contemplando usar maquinaria propia del Estado o pedirle apoyo al Municipio para hacer la demolición y comenzar hacer trabajos de mejoramiento de pavimento, para nivelar el carril lateral con los centrales y dejar un camellón o un espacio de concreto en desuso; pareciera un trabajo simple, pero tiene su metodología y su tiempo, lo que se busca es que los carriles queden bien hechos y con las dimensiones que dictan las normas”, comentó.

El funcionario detalló que la colocación del muro obedece a una cuestión de seguridad para evitar accidentes en la zona, ya que los lineamientos de construcción establecen que en áreas de curvas y alta velocidad debe haber elementos que prevengan a los conductores; sin embargo, el diseño empleado por la pasada administración no cumplió con las expectativas.

En opinión del ingeniero civil y exsubsecretario de Obras Públicas Zona Norte, Andrés Carbajal Casas, la barrera colocada representa un riesgo para los conductores al no dejarse ningún acotamiento que permita a los conductores salir de la zona de tránsito en caso de un percance, aunado a que la estructura obliga al automovilista a reducir de manera muy abrupta su velocidad.

“No era necesario poner esa barrera, el proyecto original no la contemplaba. Fue una alteración que se hizo por parte de los titulares de Obras Públicas y Desarrollo Urbano de la pasada administración, el proyecto original no tenía tanto obstáculo a la vialidad, creo que no hay que discutir si es viable o no la demolición del muro, porque debe ser obligatorio que se retire y que haya sanciones para quienes tomaron la decisión de construirla”, señaló.

El pasado jueves, el alcalde Pérez Cuéllar dijo haber solicitado al Gobierno del Estado retirar el muro de contención colocado en Paseo Triunfo de la República, ya que esta estructura puede ser motivo de accidentes una vez que entre en funciones el transporte semimasivo en el sector.

Consideró que en caso de ser necesario tener una división en la vía para ese sistema de transporte, podría buscarse una opción menos invasiva al tráfico vehicular, ya que una vez que funcione el BravoBús, los camiones, por ser de grandes dimensiones, reducirán los carriles, afectando la circulación.

La obra formó parte de los trabajos del Tramo 6 del BRT-2, que comprende desde la calle Rosa María Fuentes hasta la avenida Del Charro, obra realizada por Urbanizadora Gricarsa con un monto de 46 millones 445 mil 466 pesos con IVA incluido, según el contrato 144-OP-0044/20-PI-DOP-OBRA; según estimaciones de la SCOP, la construcción del muro habría representado un gasto aproximado a los 5 millones de pesos.

Share this...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.