ALISTAN ESTRATEGIAS EN ESCUELAS PARA EVITAR DISPERSION DE LA HEPATITIS

La hepatitis infantil de causa desconocida será el tema principal en la próxima sesión del Consejo de Salud, informó el titular de la Secretaría de Salud del Estado, Felipe Sandoval Magallanes, quien además afirmó que analizarán estrategias con autoridades escolares para trazar protocolos que eviten su dispersión una vez que comience a manifestarse en la entidad, particularmente en Juárez.

Sandoval Magallanes aseveró que hasta ahora no existen incidencias de la enfermedad, que en casos graves implica la necesidad de someter al menor a un forzoso trasplante de hígado. Asimismo, puntualizó que en la entidad no se cuenta con las condiciones para un proceso así y por ello los pequeños que así lo requieran serán trasladados al Instituto Nacional de Pediatría (INP).

“En el próximo consejo veremos explícitamente en qué consiste la hepatitis”, apuntó el secretario sin dar más detalles en torno a cuándo se realizará la siguiente junta. En la última, el pasado 17 de mayo, los miembros del Consejo –tras haber relajado desde el día 5 de mayo la obligatoriedad del cubrebocas al aire libre– acordaron aumentar los aforos de un 85 por ciento a un 100% ante la actual estabilidad en cuanto a la pandemia.

Sin embargo, ante esta nueva patología llamó a los padres de familia a adoptar y enseñar, principalmente, el hábito del lavado de manos a sus hijos. Así, dijo, podrán mitigarse los casos cuando ocurran, pues la afección circula en el país e incluso el 18 de este mes se informó la primera muerte por esta causa de un niño de Tulancingo, Hidalgo, que fue trasladado al hospital La Raza de la Ciudad de México.

“No tenemos ningún caso en la plataforma (en Chihuahua). Tenemos que estar preparados todos, todos, no sólo la Secretaría de Salud, en el sentido de la prevención. La prevención es sencilla: lavarse las manos”, indicó el funcionario.

Agregó que, especialmente en menores, debe procurarse el uso de cubrebocas en los espacios cerrados o abiertos concurridos, así como el “estornudo de etiqueta” y una correcta higiene.

Refirió que si los tutores detectan indicios de la enfermedad, tales como coloración amarillenta de la piel y ojos (ictericia), orina oscura, fatiga intensa, náuseas, vómitos y dolor abdominal, deben llevar a sus niños al pediatra para que éste, de sospechar, dé el aviso a la dependencia para que de ser necesario se genere un diagnóstico por descarte de los tipos ya conocidos y hacer un proceso de interconsulta junto al INP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *