APRUEBAN ORDENANZA DE EMERGENCIA ANTE AUMENTO DE MIGRANTES

El alcalde Oscar Leeser dijo el lunes que no pidió una declaración de desastre por el creciente número de migrantes que llegan a El Paso porque a los líderes del área les preocupaba que al hacerlo el gobernador enviara la Guardia Nacional a la región.

“Estábamos realmente preocupados de que el gobernador recibiera la carta y enviara a la Guardia Nacional a la frontera, al Departamento de Seguridad Pública a la frontera y creara una escena que no era bienvenida en nuestra comunidad”, dijo Leeser.

Agregó que se reunió con el juez del Condado, Ricardo Samaniego, y los abogados de la Ciudad y el Condado la semana pasada para discutir las ramificaciones de la declaración mientras los gobiernos locales se apresuraban a descubrir sus roles en la inminente respuesta humanitaria.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, activó el viernes el Centro Conjunto de Operaciones de Seguridad Fronteriza a su más alto nivel, ordenando al Departamento de Seguridad Pública (DPS) de Texas, el Departamento Militar de Texas y la División de Manejo de Emergencias de Texas “coordinar la respuesta del estado para asegurar la frontera”.

En lugar de una declaración de desastre, el Concejo municipal aprobó el lunes una ordenanza de emergencia que le permite al administrador de la Ciudad asignar personal y recursos de la Ciudad para ayudar a las agencias no gubernamentales como Casa Anuncación, que alberga temporalmente a los migrantes.

El 17 de mayo, la Oficina de Manejo de Emergencias (OEM) de la Ciudad y el Condado de El Paso, dos días después de que los agentes fronterizos dejaron a más de 100 migrantes en una estación de autobuses del Centro de la ciudad, reasignó a 29 miembros del personal de operaciones de Covid-19 para ayudar como personal de refuerzo de refugios para migrantes, establece la ordenanza de emergencia.

El personal fue asignado a la Casa del Refugiado, un albergue de Casa Anunciación, organización sin fines de lucro que ha trabajado durante 40 años para brindar refugio, alimentos y otra asistencia humanitaria a los migrantes.

El fundador y director ejecutivo de Casa Anunciación, Rubén García, ha estado advirtiendo sobre la situación, y la semana pasada volvió a pedir a la Ciudad y al Condado que asuman parte de la administración de Casa del Refugiado para que los voluntarios capacitados pudieran ayudar a aumentar la capacidad en otros refugios, particularmente iglesias.

García no pudo ser contactado de inmediato para hacer comentarios.

El decreto de emergencia de la Ciudad permite que las especificaciones de trabajo para las operaciones generales de desastre incluyan tareas de ayuda humanitaria para contratar y asignar personal para ayudar a las entidades no gubernamentales que ya están mitigando la oleada de inmigrantes.

También permite que el administrador de la Ciudad celebre contratos por más de 50 mil dólares, su límite actual, sin la aprobación del Cabildo para gastos relacionados con la oleada de inmigrantes.

El Gobierno federal reembolsará a los gobiernos locales los gastos y a las organizaciones no gubernamentales los gastos relacionados con la vivienda de los migrantes, confirmó la semana pasada la representante federal Verónica Escobar, demócrata de El Paso.

El Gobierno federal no proporcionará directamente instalaciones adicionales para albergar a los inmigrantes como lo hizo con los inmigrantes afganos o los niños inmigrantes no acompañados en el pasado, dijo.

La ordenanza de emergencia de la Ciudad se produce después de que un juez federal mantuviera la semana pasada el Título 42, la disposición de salud pública que permite a Estados Unidos expulsar migrantes a otros países bajo la premisa de evitar la propagación de Covid-19. Se fijó que la disposición finalizaría el lunes 23 de mayo, pero el juez falló a favor de los estados que cuestionan los planes de la administración Biden de rescindir la orden.

La frontera Suroeste está experimentando un aumento de migrantes, incluso en la zona fronteriza, donde el Sector El Paso de la Patrulla Fronteriza (USBP) ha visto un aumento del 56 por ciento en la cantidad de encuentros con migrantes en lo que va del año fiscal en comparación con el año pasado. Muchos de esos encuentros son con personas que cruzan la frontera repetidamente, quienes no enfrentan consecuencias por regresar después de la expulsión.

La ordenanza también exige que la Ciudad continúe preparándose y evaluando la necesidad de refugios masivos de emergencia en previsión de la eventual derogación del Título 42.

El subadministrador de la Ciudad Mario D’Agostino, ex jefe de bomberos, dijo que si bien el Título 42 no fue rescindido y no se necesitaba una declaración de desastre en este momento, la ordenanza permite que la ciudad esté preparada para cualquier aumento en la cantidad de inmigrantes que lleguen a nuestra puerta.

“Esto nos llevaría a donde debemos estar”, le dijo al Concejo municipal el lunes.

La ordenanza de emergencia, que requiere un voto unánime, fracasó primero porque la regidora Claudia Lizette Rodríguez, votó en contra y preguntó por qué era necesaria si la declaración de desastre no lo era.

La ordenanza fue reconsiderada y aprobada después de que Rodríguez le pidiera a Leeser que prometiera que firmaría una declaración de desastre cuando fuera necesario. “Absolutamente, sí”, respondió Leeser.

Antes de la segunda votación, la representante Alexsandra Annello dijo que con o sin la ayuda del Gobierno de la Ciudad, los residentes fronterizos responderían a la crisis.

“Esta no es una conversación sobre inmigración o cuál es nuestra postura sobre la inmigración”, dijo, y agregó que la ordenanza de la Ciudad tenía como objetivo evitar el caos y ayudar a quienes se enfrentan a la crisis humanitaria.

“No es nuestro dinero, es el dinero del Gobierno federal”, agregó.

El juez del Condado de El Paso, Ricardo Samaniego, y el gobierno del Condado tampoco emitieron una declaración de desastre y, en cambio, discutieron opciones sobre cómo ayudar a mitigar la situación. No se tomó ninguna medida después de una discusión de la sesión ejecutiva durante la reunión de la Corte de Comisionados del Condado del lunes.

“Tenemos un poco más de tiempo con el Título 42 aún vigente, pero tenemos que estar listos antes de que comience a llegar una mayor cantidad de migrantes”, dijo el comisionado del Condado David Stout, después de la reunión.

Share this...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.