CON INTELIGENCIA ARTIFICIAL VIGILAN LA FRONTERA

La brecha en las montañas aquí conocida como Viejo Pass –en esta población 159 millas (256 kilómetros) al Sureste de El Paso– ha sido un corredor de contrabando hacia los Estados Unidos durante más de un siglo. En 1918, el Ejército de los Estados Unidos construyó un puesto de avanzada en la entrada del paso para protegerse de las huestes de Pancho Villa, pero fue abandonado hace mucho tiempo.

Hoy, el Gobierno está protegiendo la ruta con “torres de vigilancia autónomas” que funcionan con energía solar, cuyas cabezas giratorias y zumbantes parecen el personaje Wall-E de la productora Pixar en un poste. 

Las torres utilizan imágenes térmicas, cámaras y radares para alimentar un sistema de inteligencia artificial que puede determinar si un objeto en movimiento es un animal, un vehículo o una persona, y transmitir sus coordenadas de ubicación a los agentes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos (USBP).

Al Miller, cuyo rancho abarca unas 50 millas cuadradas del desierto y las montañas del Oeste de Texas, incluido Viejo Pass, tiene tres de las torres en su propiedad. “Creo que han hecho una diferencia”, dijo, y agregó que el sistema ha “aprendido” qué objetos ignorar, incluido su camión. “Cuando pasa mi camioneta, ya no la miran”, dijo Miller.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) ha desplegado alrededor de 175 de las torres a lo largo de la frontera Sur hasta el momento, como parte de un acuerdo de cinco años con Anduril, un contratista de seguridad y Defensa con sede en California que se especializa en sistemas de inteligencia artificial. Los funcionarios de CBP dicen que el sistema Anduril es la tecnología de vigilancia más avanzada que jamás hayan colocado a lo largo de la frontera, y lo llaman un “multiplicador de fuerza” que permite a la agencia detectar e interceptar más entradas ilegales sin aumentar el personal.

Turno demócrata

Pero la expansión de la inteligencia artificial y las poderosas herramientas de vigilancia a lo largo de la frontera también es una prueba para la administración Biden y el Partido Demócrata en general, después de años de protestar contra las políticas de aplicación del presidente Donald Trump.

Los demócratas han profesado durante mucho tiempo una preferencia por la tecnología de seguridad fronteriza sobre las barreras físicas. Pero el proyecto de muro fronterizo de Trump, las separaciones de familias y otras medidas de represión generaron una intensa oposición a cualquier expansión de las medidas de cumplimiento entre los principales distritos demócratas, encabezados por organizaciones activistas de inmigrantes y grupos de libertades civiles.

Dinesh McCoy, abogado del personal de Just Futures Law, que rastrea los programas de tecnología de CBP, dijo que las torres son “parte de una militarización más grande de la frontera”.

“Se ha hablado mucho sobre cómo la vigilancia es una alternativa más humana a un muro, pero lo que sabemos es que cuando estas tecnologías se colocan en la frontera, terminan obligando a las personas a tomar rutas aún más peligrosas a través del desierto”. dijo McCoy. “Hay una mayor correlación entre esta tecnología y más muertes, ya que las personas desesperadas intentan encontrar formas de ingresar al país”.

La administración de Biden parece inclinarse hacia una expansión de la tecnología de vigilancia autónoma. La propuesta de presupuesto original de la administración para 2022 no incluía nuevos fondos para el programa, pero el paquete general de gastos que avanza en el Congreso esta semana incluye $21 millones en fondos adicionales para operaciones de las torres y un grupo más grande de más de $200 millones para tecnología de seguridad fronteriza que puede ser utilizado para expandir el sistema autónomo.

“Es vergonzoso cómo ambas partes luchan con uñas y dientes para defender su capacidad de inyectar dinero público sin fin en la militarización de la vigilancia”, dijo la representante Alexandria Ocasio-Cortez, demócrata de Nueva York.

Más torres

Los funcionarios de Biden no han promocionado las torres de Anduril ni han destacado la asociación con la empresa, pero sus comunicados oficiales describen las torres como herramientas útiles para CBP. Funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) dicen que los fondos asignados durante años anteriores les permitirán aumentar el número total de torres desplegadas a 204 en los próximos meses.

Marsha Espinosa, la principal vocera del DHS, dijo que la seguridad fronteriza “requiere el despliegue de una variedad de recursos, infraestructura, tecnología y personal, de acuerdo con el compromiso del Departamento con la privacidad y las libertades civiles”.

“Los despliegues de nueva tecnología en los últimos 10 años han aumentado drásticamente nuestra capacidad para interceptar narcóticos y armas, interrumpir las operaciones criminales transnacionales y de contrabando de personas, y rescatar a innumerables personas víctimas de contrabandistas sin escrúpulos”, dijo Espinosa en un comunicado. “DHS continuará invirtiendo en tecnologías que aumenten su ventaja operativa en nuestras fronteras”.

Y los perros robot

El escepticismo hacia las nuevas y costosas tecnologías fronterizas sigue siendo fuerte entre los miembros más izquierdistas del Partido Demócrata. Cuando la División de Ciencia y Tecnología de CBP promovió recientemente sus esfuerzos para desarrollar drones de cuatro patas, a los que en broma llamó “perros robot”, los críticos en las redes sociales imaginaron escenas distópicas de familias migrantes perseguidas en el desierto por máquinas sin corazón.

Los funcionarios del DHS dicen que no tienen planes de usar los perros robot en un futuro cercano, pero dijeron que han demostrado beneficios potenciales para situaciones de “alto riesgo” donde los agentes fronterizos se despliegan en áreas remotas y terrenos extremos.

Si bien los defensores de la privacidad han expresado su preocupación por la vigilancia fronteriza sobrecargada, los funcionarios de DHS dicen que las torres autónomas no usan software de reconocimiento facial y que las imágenes que recopilan no se comparten con otras agencias a menos que sean objeto de una investigación policial.

Anduril y su director ejecutivo, Palmer Luckey, son un socio incómodo para la administración de Biden. Luckey lanzó Anduril con el respaldo del multimillonario tecnológico de derecha Peter Thiel, después de vender su compañía de realidad virtual Oculus a Facebook por $2 mil millones en 2014, cuando tenía 21 años. Luckey nombró a su nueva empresa en honor a una espada mítica de ‘El Señor de los Anillos’.

Fue donante y partidario de Trump en 2016 y 2020, pero dice que el trabajo de su empresa para el Gobierno es tecnológico, no político.

“La seguridad fronteriza no es tan partidista”, dijo Luckey en una entrevista. “La mayoría de los demócratas estarán de acuerdo en que necesitamos saber lo que viene a través de nuestras fronteras”.

Cuando Trump hizo campaña con la promesa de construir un muro fronterizo pagado por México, los demócratas argumentaron que el Gobierno debería invertir en tecnología avanzada, no en barreras tradicionales. Trump gastó dinero en ambos. En 2020, su administración llegó a un acuerdo con Anduril por un valor de hasta $250 millones que designó a las torres de vigilancia autónomas como un “programa de registro”, es decir, una tecnología tan esencial que debería recibir su propio flujo de financiación dedicado.

Share this...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.