JOE BIDEN: ‘PUTIN PAGARÁ EL PRECIO’

El presidente Joe Biden prometió el martes hacer que el presidente ruso Vladimir Putin “pague un precio” por invadir Ucrania, buscando unir al mundo mientras las fuerzas de Moscú arrojaban misiles sobre ciudades ucranianas y se preparaban para asediar la capital Kiev.

Al comparecer ante una sesión conjunta del Congreso en un momento tenso de la historia moderna, Biden pidió a los legisladores que aprueben más armas y ayuda humanitaria para Ucrania y apeló a los estadounidenses a prepararse para las dificultades económicas resultantes del conflicto.

“A lo largo de nuestra historia, hemos aprendido esta lección: cuando los dictadores no pagan un precio por su agresión, provocan más caos”, dijo Biden en extractos del discurso publicado por la Casa Blanca con anticipación. “Siguen moviéndose. Y los costos y las amenazas para Estados Unidos y el mundo siguen aumentando”.

Ningún presidente ha pronunciado su discurso sobre el Estado de la Unión –el equivalente al Informe Presidencial en México– con una guerra terrestre tan grande y con consecuencias en curso en Europa desde 1945, y Biden enfrentó el desafío de mantener juntas alianzas multinacionales y bipartidistas para contrarrestar a Putin. Pero mientras preparaba su discurso, las negociaciones en el Congreso sobre un paquete de ayuda se estancaron en una disputa partidista.

Biden decidió prohibir la entrada de aviones rusos al espacio aéreo de Estados Unidos y acordó con sus homólogos extranjeros liberar 60 millones de barriles de petróleo de sus reservas estratégicas para tratar de reducir los aumentos de los precios de la gasolina derivados de la guerra mientras las empresas privadas seguían huyendo del mercado ruso. Apple cortó las ventas de sus productos, mientras que Universal y Paramount se unieron a otros estudios de Hollywood para suspender los estrenos de películas allí. Por su parte, el gobierno de Putin trató de sofocar la disidencia interna sacando del aire la estación de radio independiente más prominente que quedaba.

‘Estábamos listos’

El discurso anual del presidente, programado para comenzar poco después de las 9 p.m. en Washington (7 p.m. en El Paso), tuvo lugar en medio de la noche en Ucrania en un momento en que se han producido algunos de los ataques rusos más devastadores.

Biden, quien se ha asociado con los líderes europeos para sancionar no sólo a las instituciones rusas sino personalmente a Putin, destacó la respuesta unificada a la invasión de Rusia. “La guerra de Putin fue premeditada y no provocada”, dijo en los extractos. “Rechazó los intentos de diplomacia. Pensó que Occidente y la OTAN no responderían. Y pensó que podía dividirnos aquí en casa. Putin estaba equivocado. Estábamos listos”.

Para saludar el heroísmo de la resistencia ucraniana, Jill Biden invitó a Oksana Markarova, embajadora de Ucrania en los Estados Unidos, a unirse a ella en el palco de la primera dama para el discurso.

Cambio de planes

Pero originalmente se suponía que el discurso sería una oportunidad para que Joe Biden reiniciara su presidencia después de meses de problemas políticos y económicos en el país, y la Casa Blanca se resistía a permitir que la crisis exterior abrumara por completo su agenda interna.

Con la esperanza de subrayar su progreso en la contención de la pandemia de coronavirus y la reconstrucción de la economía, la Casa Blanca envió principalmente a funcionarios nacionales para que hicieran apariciones en televisión con una vista previa del discurso y publicaron hojas informativas centradas en iniciativas sobre temas como energía limpia, ayuda a veteranos, cadenas de suministro y programas de salud mental.

Obstaculizado en su esfuerzo por aprobar una amplia iniciativa de gasto social de 1.8 billones de dólares, Biden planeó instar al Congreso a aprobar al menos algunos de sus componentes destinados a reducir el costo del cuidado infantil, el cuidado de los ancianos y los medicamentos recetados. Y tenía la intención de llamar la atención sobre su nominación de la jueza Ketanji Brown Jackson para ser la primera afroamericana en servir en la Corte Suprema.

Factor inflación

En particular, Biden quería tranquilizar a los estadounidenses que sienten los efectos del aumento de la inflación, que también ha afectado su posición política, y prometió reducir los precios aumentando la producción.

“Reducir los costos, no los salarios”, dijo en los extractos. “Hacer más automóviles y semiconductores en Estados Unidos. Más infraestructura e innovación en Estados Unidos. Más bienes moviéndose más rápido y más barato en Estados Unidos. Más trabajos en los que pueda ganarse bien la vida en Estados Unidos. Y, en lugar de depender de cadenas de suministro extranjeras, hagámoslo en Estados Unidos”.

En mal momento

El discurso llega en un momento políticamente inestable para Biden y el país. Después de dos años de luchar contra la pandemia y los problemas económicos relacionados, el Estado de la Unión es agrio. El 70 por ciento de los estadounidenses encuestados por The Associated Press y el Centro NORC para la Investigación de Asuntos Públicos dijeron que la nación se dirigía en la dirección equivocada, el tipo de número que generalmente significa problemas en un año electoral de mitad de período para el partido en el poder.

Si bien Biden se dirigió a una sesión conjunta del Congreso el año pasado poco después de asumir el cargo, este será su primer discurso del Estado de la Unión oficial como presidente. La invasión rusa obligó a los asistentes de la Casa Blanca a reescribir el discurso para centrarse más en la crisis y el lugar de Estados Unidos en la defensa del mundo. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.