“EN ESTA CUARESMA HAY QUE REDUCIR EL USO DE LAS REDES SOCIALES Y EL CELULAR”…

SIGUENOS EN FACEBOOK

El pasado miércoles 2 de marzo se marcó el inicio de los 40 días de la Cuaresma. Es en esta temporada de conversión en que los feligreses realizan sacrificios para fortalecer la voluntad y rechazar esas tentaciones que llevan al pecado.

Entre las principales penitencias que la Iglesia católica recomienda en esta Cuaresma está reducir o abstenerse del uso de redes sociales y el celular, que pueden llegar a desperdiciar el tiempo de una persona.

“Es importante no verlos como un enemigo sino ser dueños de nuestra propia voluntad, y puede ser abstenerse en curiosear o perder demasiado tiempo en redes sociales”, señaló el padre Jesús Manríquez, rector del seminario.

Explicó que, aunque en la antigüedad se hacían ayunos muy prolongados y severos sacrificios, el ayuno trata de una sola comida fuerte durante el día; además, la regla permite a los fieles tomar algo ligero por la mañana y en la noche.

Esta práctica se lleva a cabo durante el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo, misma que es permitida para aquellos católicos mayores de 18 años hasta los 59 años de edad, que no estén enfermos o en caso de las mujeres que no estén embarazadas.

“Como obligación dentro de la Iglesia es el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo que nos obliga, el ayuno para personas que no estén enfermas hay una obligación”, señaló el sacerdote.

Mientras que la abstinencia comienza en el Miércoles de Ceniza y continúa el Jueves Santo y el Viernes Santo, y que consiste en privarse de aquello que nos gusta, como la carne o pollo, en señal de sacrificio.

El presbítero mencionó que en la actualidad existen diversos sacrificios que los feligreses pueden implementar durante este tiempo cuaresmal, como dejar a un lado el teléfono o las redes sociales, que pueden llegar a desperdiciar el tiempo de una persona.

Invitó a los fieles a que en esta temporada de Cuaresma, la abstinencia sea sustituida por obras de caridad, como visitar a los enfermos o ayudar a una persona que realmente lo necesite, ya sea con alimento o con cualquier gesto.

Aunque dijo que es importante que estas prácticas se continúen durante todo el año y no sólo en estos tiempos de conversión. “Entre más podamos hacer la búsqueda del bien para llegar a una plenitud, obviamente intensificarlo en el tiempo de Cuaresma, pero vivirlo a través del año”, expresó.


SIGUENOS EN FACEBOOK

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.