ANDRÉS VALLES: “ENTRÉ Y SALÍ CON LA FRENTE EN ALTO”

“Nunca imaginé que pasaría siete meses encerrado, pues pensaba que en este gobierno se harían las cosas diferentes y porque los hechos estaban a la luz de la ciudadanía”, señaló ayer Andrés Valles.

Horas después de haber salido del Centro de Readaptación Social (Cereso) de Aquiles Serdán, donde permaneció desde que fue detenido aquella madrugada del 22 de julio de 2021, el agricultor y activista del movimiento de la defensa por el agua subrayó que las confrontaciones no llevan a nada positivo.

En tono sereno, el expresidente del módulo 4 recordó aquel día en que fue detenido en su domicilio, cuando salió “dispuesto a dar la cara” a las autoridades, pero con el pesar de dejar a su esposa y tres hijos.

Menos pensó que pasaría más de medio año tras las rejas, ya que lo sucedido en la toma de La Boquilla debido al reclamo de productores por la falta de acuerdos para llevar a cabo el trasvase y el gobierno federal mandó por delante al Ejército y la Guardia Nacional, fue una situación arbitraria a la vista de todos.

Aún así -puntualizó- entró a la cárcel con la frente en alto. “Es un lugar que no se le desea a nadie, aunque es muy especial porque siempre lo hace a uno reflexionar y no me comparo, pero pues de ahí salieron un Mandela, un Pepe Mujica, un Gandhi, entonces es un lugar muy especial”.

Acusado de los delitos de motín, robo de vehículo y daños a las vías de comunicación, Andrés Valles señaló que al ingresar al penal se percató del eco del movimiento social entre los reclusos.

“Cuando entré al Cereso, los internos me preguntaban por el movimiento del agua. Voy a mencionar a uno en especial que me dijo: Cuando salga, si el problema del agua continúa, yo voy a participar en las manifestaciones ¿Y qué quiero decir con esto? A pesar de donde se estaba, poca información, pocas noticias, la gente estaba muy metida en el problema del agua”.

La prisión no deja de ser triste y dolorosa, recalcó el agricultor al subrayar que no recibió ningún tipo de maltrato por parte de la Fiscalía General de la República, “no fui golpeado ni torturado psicológicamente”. Tampoco fue víctima de vejaciones por parte de los guardias o los presos.

Aquel miércoles negro, los infiltrados y los platos rotos

Al referir lo vivido en los disturbios que sacudieron a Delicias, el 29 de julio de 2020, la voz se le quiebra a Andrés Valles al evocar aquel “miércoles negro” y confesó que fue desgarrador para él presenciar el caos y la destrucción en la ciudad. Incluso dijo que entonces pidió la intervención de funcionarios del gobierno estatal y políticos de Morena, para tratar de detener el desorden.

“En lo personal fue muy triste porque nadie quiere ver a su ciudad en las condiciones que estaba Delicias y yo estuve hablando con la gente de gobierno del estado de Chihuahua, con el entonces secretario (de Desarrollo Rural) René Almeida y traté de hablar con el profesor Martín Chaparro (dirigente estatal) de Morena… No me contestó, ya era muy tarde. Y hablé con Rafa Espino, hoy senador de Morena, explicándole la situación y que teníamos que parar esto”, recordó.

Espino de la Peña respondió a su llamada -contó Valles Valles- y prometió hacer todo lo posible para convencer al gobierno federal de cerrar la extracción de la presa Francisco I. Madero (Las Vírgenes) y reanudar las negociaciones. Martín Chaparro le devolvió la llamada al día siguiente, lo mismo que René Almeida, quien dijo que se comunicaría con las instancias federales.

“Y eso fue lo que pasó. Nadie frenó la extracción y por ello, cuando la Federación planeaba hacer lo mismo en la presa La Boquilla, ocurrió la confrontación. Hubo catorce o dieciséis detenidos, no recuerdo bien, al otro día salí a dar una rueda de prensa porque no sabíamos dónde estaban, a todos se los llevaron a Chihuahua, los entrevistaron en la Policía Estatal y ninguno era agricultor de ningún módulo del (distrito de riego) 005 ni del 113 ni de Ojinaga”.

Para cerciorarse mejor, el mismo Valles indagó en el padrón de agricultores en los módulos de riego, donde cotejó los nombres de los detenidos sin encontrar alguna coincidencia, por lo cual consideró que personas infiltradas fueron probablemente los causantes de la destrucción de las oficinas de la Conagua, del edificio Lerdo de Tejada y del SAT.

“Y bueno, se quería desvirtuar el movimiento de los agricultores, fue algo premeditado y lo que a veces ocurre con movilizaciones civiles”, reflexionó.

Ahora, enfrentando su proceso en libertad, Andrés Valles reveló que no se le permite salir del estado, situación que se prolongará por tiempo indefinido, dependiendo de cómo se avance en las próximas audiencias.

Son dos carpetas de investigación que permanecen abiertas en su contra por los delitos de motín, robo de vehículo y daños a las vías de comunicación.

Agradeció todas las muestras de apoyo de la sociedad durante el tiempo que estuvo en prisión, lo cual tampoco creyó que la gente reaccionaría con tanto apoyo a él y sobre todo a su esposa, a quien ayudaron donándole pacas de alfalfa para las vacas del establo familiar.

Valles reconoció también al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador y al secretario de Gobernación, Adán Augusto López, por abrir las puertas a la gobernadora María Eugenia Campos para dar una solución al conflicto y conseguir la libertad de los tres agricultores de La Cruz y de él.

“Creo que es lo menos que puede hacer un gobernante para con los suyos”, recalcó al indicar que está convencido de que es tiempo “de darle vuelta a la página” en el conflicto por el agua.

“No podemos, los agricultores y el gobierno, seguir peleados ¿Y por qué lo digo? Porque eso no va a llevar a ningún lado positivo para los productores, para el estado de Chihuahua, y para México”.

Llamó a los representantes de los agricultores a centrarse en el diálogo con el gobierno del estado y valorar que la actual mandataria Maru Campos Galván realiza un buen papel en el tema del agua, ya que logró ampliarse el volumen del líquido para este ciclo agrícola.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.