EXTORSIONAN A TURISTAS EN HOTELES DE EL PASO

Decenas de turistas han recibido llamadas de extorsión en habitaciones de hotel de esta ciudad, donde los presuntos responsables aseguran ser miembros del Cártel de Sinaloa, informó la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) en El Paso.

Las víctimas del área de El Paso ya han perdido un total de alrededor de 30 mil dólares en estafas de extorsión telefónica este año, dijo el agente especial supervisor del FBI, Andrés Hernández. 

El agente dijo que esta estafa ocurre cuando a una víctima se le informa por teléfono que su familiar ha sido secuestrado.

Luego, mediante engaños y amenazas, los delincuentes obligan a las víctimas a pagar un rescate. 

“Los delincuentes también amenazan con dañar a la persona si llaman a las fuerzas del orden o alertan a las autoridades. Nadie es secuestrado físicamente en estos esquemas, pero a menudo son traumáticos para todos los involucrados. En promedio, la familia envía miles de dólares a los estafadores antes de contactar a la Policía”, dijo el agente.

Las autoridades creen que muchas más personas también han sido victimizadas, pero no han denunciado los incidentes a las fuerzas del orden, ya sea por miedo o por vergüenza. Los individuos, las familias y las pequeñas empresas han sido los objetivos de las llamadas.

Hernández dijo que las personas que llaman, a veces haciéndose pasar por miembros de un cártel de la droga o agentes de la ley corruptos, generalmente le brindan a la víctima instrucciones específicas para garantizar el “regreso” seguro del individuo presuntamente secuestrado. 

Estas instrucciones generalmente implican demandas de un pago de rescate. La mayoría de los esquemas utilizan varias técnicas para infundir una sensación de miedo, pánico y urgencia en un esfuerzo por apresurar a la víctima a tomar una decisión muy precipitada. 

Las instrucciones generalmente requieren que el pago del rescate se realice de inmediato y, por lo general, mediante transferencia bancaria. Estos esquemas involucran cantidades variables de demandas de rescate, que a menudo disminuyen ante el primer indicio de resistencia.

Los perpetradores a menudo harán todo lo posible para involucrar a las víctimas en conversaciones en curso para evitar que verifiquen el estado y la ubicación de las personas “secuestradas”. Las personas que llaman a menudo hacen creer a sus víctimas que están siendo observadas y que serán atacadas personalmente. En realidad, muchas de estas personas que llaman están fuera de los Estados Unidos y simplemente realizan cientos de llamadas, posiblemente utilizando directorios telefónicos u otras listas de teléfonos.

Las autoridades han visto una nueva versión de la estafa en la que los extorsionadores llaman a las habitaciones de los hoteles estadounidenses cerca de la frontera y les dicen a los huéspedes que el hotel está rodeado por agentes armados. 

Los extorsionadores convencen a los huéspedes de que abandonen su hotel y crucen la frontera hasta un hotel en México. Luego, el extorsionador convence a la víctima para que lo llame por video y tome una captura de pantalla. Luego, los delincuentes enviarán la foto a la familia de la víctima, los convencerán de que su ser querido está secuestrado y los obligarán a pagar un rescate.

Es importante señalar que las víctimas están cruzando a México por su cuenta, pero lo hacen bajo el temor de la muerte. Las víctimas informan que las amenazas se sienten terriblemente reales.

Añadió que las amenazas pueden comenzar con una mujer o un niño llorando bajo la premisa falsa de que un ser querido fue secuestrado, aunque no hay un secuestro real.

“Tiran de esos hilos de miedo, amor y quieren mantenerte al teléfono”, dijo Hernández. 

El agente dijo que esta frontera tiene un problema frecuente con este tipo de estafas. 

“Hay muchos grupos criminales que están operando en esta frontera”, comentó. 

“Dicen que son miembros del Cártel de Sinaloa y que los han contratado para matar a familiares, y que si no pagan 25 mil dólares los van matar. Les dicen que los están vigilando y que no pueden hablarle a la Policía porque va a haber consecuencias”, añadió. 

Dijo que otra de las estafas es que se hacen pasar por policías y aseguran que alguien tiene una orden de arresto.

“Les dicen que van a ir por ellos. Luego le hablan al detective o al sargento y oficiales les dicen que tienen que mandar un pago de 8 mil dólares porque tiene una orden de arresto. Esa estafa la acabamos de tener hace dos semanas. Es muy real y yo fui testigo en una”, añadió. 

“Hablamos al teléfono donde le hablaron a la víctima y en realidad tenían un nombre en el correo y tenía un nombre real de sargento”, comentó.

Hernández dice que, además, los extorsionadores se aprovechan de la gente que viene a Estados Unidos sin documentos.

“Ellos pagan para entrar a Estados Unidos, entonces estos grupos criminales les vuelven a hablar a la familia y les dicen que si no pagan ese dinero los van a matar y ellos ya pagaron ese dinero. Entre 7 mil y 10 mil dólares. 

“Esta semana vimos a seis víctimas de Nicaragua, de Perú y Guatemala. Los terminaron salvando pero tenían un trauma increíble de las experiencias que tenían en esa casa”, finalizó.

Mantenga la calma…

Para evitar ser víctima de este esquema de extorsión, busque los siguientes posibles indicadores:

•Las llamadas generalmente se realizan desde un código de área exterior

•Puede implicar múltiples llamadas telefónicas

•Las llamadas no provienen del teléfono de la víctima secuestrada

•Las personas que llaman hacen todo lo posible para mantenerlo en el teléfono

•Las personas que llaman le impiden llamar o localizar a la víctima “secuestrada”

•El dinero del rescate sólo se acepta a través del servicio de transferencia bancaria

Si recibe una llamada telefónica de alguien que exige el pago de un rescate por una víctima secuestrada, debe considerar lo siguiente:

•Mantenga la calma.

•Intente ralentizar la situación.

•Evite compartir información sobre usted o su familia durante la llamada.

•Solicita hablar directamente con la víctima. Pregunte: “¿Cómo sé que mi ser querido está bien?”

•Solicitar a la víctima secuestrada que le devuelva la llamada desde su celular

•Escuche atentamente la voz de la víctima secuestrada si habla y haga preguntas que sólo ellos sabrían.

•Si no le permiten hablar con la víctima, pídale que la describa o que describa el vehículo que conduce, si corresponde.

•Mientras permanece en la línea con los presuntos secuestradores, intente llamar a la presunta víctima del secuestro desde otro teléfono.

•Intente enviar un mensaje de texto o ponerse en contacto con la víctima a través de las redes sociales.

•Intente localizar físicamente a la víctima.

•Para ganar tiempo, repita la solicitud de la persona que llama y dígale que está escribiendo la demanda, o dígale a la persona que llama que necesita tiempo para poner las cosas en marcha.

•No desafíe ni discuta directamente con la persona que llama. Mantenga su voz baja y firme.

Si tiene alguna pregunta sobre si la llamada es un esquema de extorsión o un secuestro legítimo, comuníquese con la oficina del FBI más cercana o llame al 911 de inmediato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *