GUERRA E INFLACIÓN GOLPEAN A CEMENTERAS MEXICANAS

Los efectos de la guerra entre Rusia y Ucrania en el encarecimiento de los costos de energéticos, el alza en los precios de los materiales e insumos para la construcción, aunada a la presión inflacionaria causada por la pandemia que ha impactado al consumo, presionarán los resultados de Cemex y GCC, advirtieron analistas y directivos.

Cemex, la empresa mexicana productora de cemento y concreto con fuerte presencia en el mundo, podría presentar resultados mixtos en sus operaciones, derivado de incrementos en costos en toda la cadena de suministro, el impacto de la inflación y algo de volatilidad por el conflicto bélico en Europa, a pesar de no tener operaciones en Rusia o Ucrania.

“Todavía no esperamos un efecto directo justo porque no operan en ninguno de estos dos países, pero sí podríamos estar viendo efectos que han afectado a Europa como el incremento en gastos de energéticos, un poco más afectadas las cadenas de distribución, hay que recordar que en algunas regiones ellos exportan e importan, entonces estaría afectando indirectamente”, comentó en entrevista Alejandra Vargas, analista del sector industrial de Ve por Más.

De acuerdo con un análisis de la institución bancaria, en los primeros tres meses del 2022 se espera que Cemex reporte ventas por 3 mil 598 millones de dólares, es decir un alza 5.5 por ciento más que el año anterior, y una caída de del flujo operativo de hasta 1 por ciento a 659 millones de dólares. En contraste, los pronósticos para la utilidad neta de la compañía revelan una caída de hasta 79 por ciento a 138 millones de dólares en el periodo.

Por su parte Intercam prevé, contrario a Ve por Más, que Cemex experimentará una caída de alrededor de 4 por ciento anual en sus ventas en el primer trimestre del año, a pesar del aumento en precios

“Se espera una disminución de ventas en Cemex a pesar de que aumentó sus precios en 15 por ciento a principios de año para combatir la creciente inflación que le ha afectado a todas sus operaciones a nivel mundial. Y en cuanto al EBITDA, registrará una disminución al enfrentarse a mayores costos, principalmente el precio de la energía y de fletes”, comentó Alejandra Marcos, analista de Intercam.

Por su parte Brian Rodríguez, analista de Monex, anticipó que, en el caso del flujo operativo (EBITDA), la caída que esperan para Cemex sería de aproximadamente un 5 por ciento, debido a presiones inflacionarias y mayores costos en materias primas, “adicionalmente el costo de energía, es algo retador de cara al primer trimestre del 2022″.

A pesar de ello, la dirección de Cemex confía en lograr un crecimiento sostenido este año, considerando algunos aumentos en los precios de cemento y concreto este año, para mitigar los costos por la inflación.

A inicios del año, Cemex anunció un alza de precios de doble dígito en la mayoría de sus mercados para enero y abril.

Para la cementera mexicana GCC, que opera en México, Estados Unidos y algunos mercados de Canadá, el panorama es ligeramente más favorable, según los analistas, pues para el primer trimestre del año se espera aumento en ventas de 4.7 por ciento y de 19.7 por ciento anual en su flujo operativo.

La fuerte demanda en la construcción de naves industriales en el norte de México y el desarrollo de vivienda residencial, combinados con una fuerte dinámica de alza de precios, mejoran la perspectiva para la cementera que dirige Enrique Escalante en esta primera parte del año.

“El panorama para GCC lo vemos más alentador ya que no tiene exposición (como Cemex) a esta área donde estamos viendo el conflicto bélico (de Rusia y Ucrania) , aproximadamente el 70 por ciento de sus ventas se encuentran en Estados Unidos y en México sólo se encuentran en Chihuahua”, dijo Alejandra Vargas, analista de Ve por Más.

Los planes de infraestructura anunciados en Estados Unidos por el gobierno de Joe Biden, así como las mega obras en México y la demanda local, hacen confiar a empresas como GCC, Cemex, Holcim, Moctezuma y Cruz Azul a elevar sus operaciones en los próximos años.

“Esperamos un desempeño positivo similar en el próximo año. También con la expectativa de que 2023 y 2024 serán aún mejores con el beneficio del proyecto de ley de infraestructura de Estados Unidos”, dijo Enrique Escalante, CEO de GCC a finales de enero.

Sin embargo, reconoció que ante la crisis en las cadenas de suministro y la demanda global, la industria seguirá experimentando presiones que podrían impactar en la demanda de cemento.

“Continuaremos viendo cuellos de botella, particularmente relacionados con los tiempos de entrega de los equipos. Ya hemos comenzado a planificar y estamos realizando pedidos mucho antes de lo normal para anticiparnos a este desafío”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *