DEJA SU TELÉFONO DESBLOQUEADO Y SU HIJO DE 2 AÑOS PIDE 31 HAMBURGUESAS A TRAVÉS DE APP

Una mujer de Texas aprendió a ser más cuidadosa, luego de haber dejado desbloqueado su teléfono y descubrir instantes después que su hijo de 2 años había comprado 31 hamburguesas.


La protagonista de la historia es Kelsey Golden, residente del sur de Texas, en Estados Unidos, quien trabaja en marketing de medios para una escuela.

La mujer, madre de tres niños, contó que para elaborar el anuario de la escuela en la computadora de su casa, tuvo que transferir fotos de su teléfono a la PC, por lo que desbloqueó el celular.

Fue entonces que Barrett, su hijo de 2 años, tomó su teléfono para jugar con él, ya que le encanta usar la cámara para mirar su reflejo.

Sin embargo, en esta ocasión Barret no se conformó con mirarse en el celular y comenzó “a presionar la pantalla, balanceándola como si su brazo fuera una montaña rusa”, dijo Golden.

Poco después, dijo la mujer, llegó la notificación de que un pedido hecho a través de DoorDash, una aplicación de entrega de comida, estaba tardando más de lo habitual.

Kelsey Golden comentó que llega a usar la app cuando no ha podido preparar el almuerzo de sus dos hijos mayores, pero ese día estaba segura de haberles puesto lunch.

De hecho, dijo, un compañero del trabajo le confirmó que sus dos hijos se encontraban en ese preciso momento comiendo el almuerzo que ella les había puesto antes de ir a la escuela.

Fue entonces, que Kelsey Golden recordó que su hijo de 2 años estaba jugando con su teléfono; acto seguido, un visitante inesperado llegó a la puerta de su casa:

“Se detiene un auto y yo estaba como, ‘¿qué’? Así que me acerqué y ella sacó una bolsa gigante de McDonald’s y dijo ‘¿31 hamburguesas con queso?’”

Golden dijo que al principio pensó que la repartidora de comida se había equivocado de casa, pero después corrió a quitarle el teléfono a su hijo de 2 años:

“Entonces recordé que Barrett estaba jugando con mi teléfono. Regresé y miré mi teléfono y se había hecho un pedido en ese momento en el que él estaba jugando con mi teléfono”.

Cuando la madre de Barret salió a hablar con la repartidora, se enteró que el pequeño de 2 años había pedido 31 hamburguesas con queso.

“Pensé, oh Dios mío, realmente lo hizo”.

Kelsey Golden dijo que el pedido de su hijo de 2 años no pudo ser más desafortunado, pues “a nadie en nuestra familia le gustan las hamburguesas con queso”.

Ante ello, la mujer decidió ofrecerlas gratis a través de Facebook, donde se viralizó la gran lección que aprendió gracias a su hijo de 2 años.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.