MIGRANTES ENFRENTAN ‘DEPORTACIÓN RÁPIDA’

Tras el anuncio del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y el Departamento de Justicia (DOJ) para “acelerar” el procesamiento de las solicitudes de asilo, las organizaciones en defensa de los derechos humanos en El Paso, condenaron y calificaron la regla como un “programa de deportación rápida”.

Según el DHS, la regla autoriza a los oficiales de asilo del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS) a considerar las solicitudes de asilo de personas sujetas a remoción expedita que afirman tener temor de persecución o tortura y pasan la evaluación de temor creíble requerida. 

Fernando García, director de la Red Fronteriza por los Derechos Humanos (BNHR), asegura que “es riesgoso que una sola entrevista determine todo un caso”.

“A mí lo que me preocupa es que para un proceso de asilo tienes que comprobar miedo creíble y también tienes que ir ante un juez donde se tienen que verificar todas las evidencias para ver si tu caso aplica para asilo. Necesitas apoyos legales, necesitas que te orienten legalmente”, dijo García.

Actualmente, las solicitudes de asilo son decididas sólo por jueces de inmigración de la Oficina Ejecutiva de Revisión de Casos de Inmigración (EOIR) del Departamento de Justicia.

Asimismo, la regla tiene como propósito agilizar los casos debido a los retrasos existentes en los tribunales. 

Aseguran que el proceso para escuchar y decidir estos casos de asilo actualmente toma un promedio de varios años. 

“Cuando se implementen por completo las reformas y las nuevas eficiencias acortarán el proceso a varios meses para la mayoría de los solicitantes de asilo cubiertos por esta regla”, dice un comunicado del DHS.

Bajo esta regla, las personas que reciben una determinación positiva de temor creíble tendrán una entrevista oportuna con un oficial de asilo para obtener toda la información relevante y útil sobre su solicitud de asilo. 

Después de una entrevista, USCIS decidirá si otorga asilo y, si es necesario, determinará la elegibilidad del solicitante para la suspensión de la remoción o la protección bajo la Convención contra la Tortura (CAT).

“Lo preocupante y lo que está haciendo esta administración es que termine siendo un programa de deportación rápida de personas que están pidiendo asilo. Porque no tendrían la opción de presentar con tiempo y preparar sus casos”, añadió el director de la BNHR.

García dijo que la regla es problemática debido a que podrían deportar a personas que cumplen con todos los requisitos de asilo. 

“Es problemático porque podrías estar deportando o rechazando peticiones de asilo que no fueron preparadas y que no tuvieron un consejo legal”, comentó. 

“La mayoría de las personas que vienen a solicitar asilo no conocen el sistema. No conocen los pasos que se tienen que dar, entonces si se acelera esto sin informar, sin apoyar y sin tener servicios legales disponibles, esto se va a convertir en un programa de deportación”, aseguró. 

“Es riesgoso que una sola entrevista determine todo un caso y especialmente cuando alguien llega sin apoyo legal y asesoría”, agregó.

Vacunación llega tarde

Por su parte, el director de BNHR dijo que la acción de vacunar a personas detenidas en los centros de procesamiento de inmigrantes “llega muy tarde”. 

Y es que, según el plan, los funcionarios comenzarán a vacunar a los inmigrantes indocumentados sin prueba de vacunación que sean detenidos por los funcionarios fronterizos, pero no expulsados bajo la orden de salud pública, en siete áreas, incluidas San Diego, El Paso y el Valle del Río Grande. 

De acuerdo con las instrucciones de los altos funcionarios de seguridad nacional el domingo, si los adultos solteros se niegan a ser vacunados, serán detenidos y puestos en proceso de deportación. Si solicitan asilo y no pueden permanecer detenidos, serán liberados con un dispositivo de monitoreo “con condiciones estrictas”. Si las familias migrantes rechazan la vacunación, también se les entregarán dispositivos de monitoreo con las mismas condiciones.

“Están diciendo que se va a implementar vacunación de Covid-19 para la gente que está cruzando o están en un proceso de detención en la frontera; de nuevo, llega muy tarde. Esos centros fueron un caldo de cultivo para el Covid-19 y nunca se hizo nada”, dijo García. 

“Nosotros pedíamos vacunación en esos centros y desde luego que le damos la bienvenida, pero no podemos dejar de pensar que llega tarde y que mucha gente se enfermó en esos centros de detención y que no se les dio el apoyo de salud necesario”, aseveró. 

Anteriormente, la administración se ha resistido a vacunar a los inmigrantes indocumentados, a pesar de las múltiples propuestas del Departamento de Seguridad Nacional.

Vacunación llega tarde

Por su parte, el director de BNHR dijo que la acción de vacunar a personas detenidas en los centros de procesamiento de inmigrantes “llega muy tarde”. 

Y es que, según el plan, los funcionarios comenzarán a vacunar a los inmigrantes indocumentados sin prueba de vacunación que sean detenidos por los funcionarios fronterizos, pero no expulsados bajo la orden de salud pública, en siete áreas, incluidas San Diego, El Paso y el Valle del Río Grande. 

De acuerdo con las instrucciones de los altos funcionarios de seguridad nacional el domingo, si los adultos solteros se niegan a ser vacunados, serán detenidos y puestos en proceso de deportación. Si solicitan asilo y no pueden permanecer detenidos, serán liberados con un dispositivo de monitoreo “con condiciones estrictas”. Si las familias migrantes rechazan la vacunación, también se les entregarán dispositivos de monitoreo con las mismas condiciones.

“Están diciendo que se va a implementar vacunación de Covid-19 para la gente que está cruzando o están en un proceso de detención en la frontera; de nuevo, llega muy tarde. Esos centros fueron un caldo de cultivo para el Covid-19 y nunca se hizo nada”, dijo García. 

“Nosotros pedíamos vacunación en esos centros y desde luego que le damos la bienvenida, pero no podemos dejar de pensar que llega tarde y que mucha gente se enfermó en esos centros de detención y que no se les dio el apoyo de salud necesario”, aseveró. 

Anteriormente, la administración se ha resistido a vacunar a los inmigrantes indocumentados, a pesar de las múltiples propuestas del Departamento de Seguridad Nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *