REVELÓ PROTOCOLO DE ESTAMBUL TORTURA VS 5 TESTIGOS DE “OPERACIÓN JUSTICIA”, SEÑALA MP EN AUDIENCIA DE EXFISCAL

El agente del Ministerio Público dio a conocer que, derivado de la aplicación del Protocolo de Estambul a 5 personas que fungieron como declarantes en diversas investigaciones de la denominada “Operación Justicia para Chihuahua”, se encontraron indicios fehacientes que advierten que todas fueron víctimas de tortura psicológica, misma que les generó diversas afectaciones en su conducta física y emocional.

Lo anterior, como parte de la audiencia bajo la causa penal 3176/2022 en contra de Francisco G. A., exfiscal especializado en Investigación a Violaciones de Derechos Humanos y Desaparición Forzada, así como principal encargado de los casos de la “Operación Justicia para Chihuahua”, iniciados para perseguir y sancionar presuntas irregularidades en el gobierno de César Duarte.

El Protocolo de Estambul se inició a raíz de una petición de investigación por parte de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos con la expresa condición de que los peritajes psicológicos se aplicaran por una organización ajena totalmente al Gobierno del Estado, en desconfianza a la actuación de la Fiscalía General del Estado.

El Centro Iberoamericano de Formación en Derecho Internacional y Derechos Humanos colaboró con la Fiscalía General del Estado para llevar a cabo la aplicación del Protocolo de Estambul en la ciudad de Chihuahua los días 7, 8 y 9 de junio del 2022.

Todas las personas que aplicaron el protocolo declararon ser víctimas de presiones para firmar declaraciones fabricadas, la obligación de estar disponibles las 24 horas del día para interrogatorios en la Casa de Gobierno durante periodos de tiempo prolongados en los que recibían gritos, amenazas y los mantenían incomunicados, sin agua, alimento ni posibilidad de acceder a un sanitario.

Respecto a la víctima con identidad reservada JJBP1/2021, cuyo caso fue el que dio paso a la detención del exfuncionario estatal, se determinó que luego de sufrir tortura psicológica en el periodo comprendido de febrero 2017 a noviembre 2018, terminó con afectaciones de estrés post traumático, ansiedad generalizada, depresión y graves alteraciones a su actividad social, laboral y educativa en un rango de 50 sobre 100 puntos.

Asimismo, la víctima JJBP1/2021 padece de baja autoestima, pensamientos de suicidio, obesidad morbida, aumento de colesterol y glucosa, pérdida de la memoria y el sueño, así como de incapacidad para mantener relaciones de pareja e íntimas y dificultad para sostener relaciones laborales y estabilidad económica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *