TIENE ‘MALDICION GITANA’ EL ‘PUENTE ETERNO’…

Con más de 19 meses en construcción, el puente de avenida De las Torres y bulevar Zaragoza parece sufrir de lo que algunos dirían una “maldición gitana”, pues no sólo ha sido seriamente señalado desde el arranque de las obras, sino que también ha encarado una serie de calamidades que han retrasado su entrega formal, aun cuando el cuerpo poniente lleva abierto poco más de un año.

De acuerdo con el archivo periodístico, la construcción del cuerpo oriente inició a finales de septiembre del 2020. El proyecto fue adjudicado a Urbanizaciones y Construcciones BCH por un monto de 28 millones 562 mil 004 pesos sin IVA incluido, según se muestra en el contrato 144-OP-0036/20-DC/OBRA.

Según la Plataforma Nacional de Transparencia, el monto con impuestos agregados para la elaboración de la obra fue de 33 millones 131 mil 925 pesos, y el plazo original obligaba a la constructora a terminar los trabajos en 240 días naturales, que vencieron desde el pasado 9 de marzo de 2021; sin embargo, el Gobierno del Estado ha autorizado una serie de convenios modificatorios para otorgar prórrogas a la empresa.

El 28 de julio del 2020, la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas (SCOP), entonces encabezada por Gustavo Elizondo Aguilar, autorizó un ajuste en los calendarios del proyecto debido a atrasos en la entrega del anticipo, por lo que se aprobó que los trabajos se entregaran el 24 de marzo del 2021. Posteriormente, el 25 de septiembre del 2020, la dependencia autorizó una segunda reprogramación, atribuyendo la decisión a que la constructora no pudo iniciar los trabajos debido a que la Junta Municipal de Agua y Saneamiento (JMAS) se encontraba haciendo labores de sustitución del colector, y estableció un plazo que concluía el 5 de mayo del 2021.

Meses más tarde, el 23 de abril del 2021, Obras Públicas emitió un nuevo convenio modificatorio, autorizando a la empresa a entregar los trabajos a más tardar el 22 de agosto de ese mismo año. En dicho documento se atribuyen retrasos a la localización de líneas gas natural, trabajos de iluminación y semaforización efectuados en el lugar, así como condiciones climatológicas registradas en octubre del año pasado, entre otras circunstancias.

A fines de julio del año pasado, trabajadores de la compañía BCH se pronunciaron en paro laboral durante más de tres días a causa de la falta de pago de su sueldo, argumentando que la empresa atravesaba una falta de liquidez en varias de las obras que desarrollaba en la ciudad, conflicto que posteriormente fue confirmado por el representante de la constructora, Gerardo Bonilla.

Debido a los constantes atrasos, la administración estatal anterior inició un primer proceso de rescisión de contrato el 17 de agosto del 2021, provocando que la obra durara meses sin avances, pues aunque, según datos de la SCOP, los trabajos se retomaron el 6 de octubre pasado, no fue sino hasta diciembre de ese mismo año que se observó movimiento de trabajadores en la infraestructura.

El actual titular de la SCOP, Carlos Aguilar García, anunció a fines de octubre del año pasado que se buscaría llegar a un acuerdo con BCH con la intención de que la ejecución de la obra no se viera impactada significativamente en los costos finales, tras el alza de precios en materiales como acero, cemento, polvos, entre otros, dando a la compañía una segunda oportunidad.

Sin embargo, ante los retrasos en la construcción del puente, la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas anunció el pasado el pasado 30 de marzo que iniciaría un nuevo proceso para la rescisión del contrato a la empresa, que además de pagar multas, no podrá volver a participar en licitaciones de próximos proyectos.

Aguilar García ha detallado que actualmente se están realizando los estudios de finiquito para determinar las sanciones que deberá pagar la constructora, que podrían ser mayores a 1.2 millones de pesos, según se explicó. Además, Gobierno del Estado iniciará una nueva etapa para la adjudicación de la obra.

La SCOP ha dicho que el puente presenta un avance general del 67 por ciento, en tanto que se estima que tras la reasignación de la obra, el costo final implique un incremento superior al 10 por ciento con respecto al monto pactado originalmente.

Al puente le hace falta la colocación de al menos 10 trabes que ya están fabricadas, así como terminar el área de rodamiento, labores de cimbrado y vaciado de concretos, conclusión de rampas de acceso y salida, guarniciones, colocación de parapetos, alumbrado y otros detalles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *