URUGUAY Y COREA DEL SUR SE QUEDAN CON EMPATE SIN GOLES

Uruguay y Corea del Sur no se hicieron daño en el marcador en acciones del Grupo H

El k-pop sigue en tendencia mundial. Corea del Sur le puso un freno de mano a la alta expectativa de Uruguay para despuntar en Qatar: son hubo goles en el Education City a pesar de los intentos de ambos, especialmente de los charrúas y su plantel de alto renombre.

Suárez, Valverde y Darwin eran motivos para apostar por los sudamericanos. Del otro lado, el que robó reflector, Son, con máscara de protección especial, era razón para dudarlo. Pero ninguno encontró la llave del cerrojo en Doha en su presentación en el Grupo H, que comparten con Ghana y Portugal.

Darwin es el nuevo Cavani. En pinta y rol, recorrido por la banda izquierda. En la primera media hora le hizo una pasada a Lucho, pero el ‘9’ filtró muy largo. Y nada más. El tigre de Asia sacó las garras, dominó el resto de la primera mitad, gracias a la avenida por derecha que abrieron para pasar sin pagar peaje.

La contestación asiática es inmediata: apertura por derecha, fantasía y conexión entre Sung-Il y Sang-Ho que desarma a la defensa y el centró raso al corazón del área, era el gol, Hwang empalma de derecha, pero con cuerpo hacia atrás y la manda por arriba. ¡Era el merecido gol coreano!

Y llegó la de siempre para Uruguay: tiro de esquina a la cabeza de Godín, que remató a la base del vertical derecho del portero Seung-gyu, el balón se paseó coqueteando con la línea de fondo hacia poste contrario y terminó saliendo. El central no lo podía creer.

Hubo una constante en los 90, en cada uno: nunca calló la pequeña porra de los asiáticos que animados por un tambor pasaron del himno a la alegría a sus cántico de guerra coordinado con las palmas. Ni un minuto se guardaron. Los celestes mucho más expectantes y de los 41, 663 fueron minoría.

El complemento fue otro nudo imposible de desatar. Godín mandó largo a Darwin, se quitó defensa, pero ya no encontró a Suárez en el área. Desconexión entre ambos. Alonso sacó al Gatillero y mandó a Cavani; 9 por 9, figura por figura. Funcionó, aumentó la intensidad del ataque sudamericano. Pellistri se enganchó y movió al equipo por derecha. Edinson tuvo un tiro cruzado cerca. Gomes tuvo la réplica, ingresó a la estrella de Aguirre en el Mallorca, Kangin Lee.

El Pajarito Valverde creó la última con un derechazo lejano que estremeció la horquilla. Pero ninguno halló el remate ideal para soltar el grito que le da vida al futbol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *