COMITÉ DE LEGISLADORES DE EU LLAMA A DECLARAR A TRUMP POR ASALTO AL CAPITOLIO

El comité del 6 de enero de la Cámara de Representantes citó a Donald Trump para que testifique sobre el ataque al Capitolio de 2021, mientras presentaba entrevistas con sus asesores y nuevos documentos que detallan sus incansables esfuerzos de varias partes para anular su derrota electoral de 2020.

“Debemos buscar el testimonio bajo juramento del jugador central del 6 de enero”, dijo la representante Liz Cheney, vicepresidenta del comité. “Estamos obligados a buscar respuestas directamente del hombre que puso todo esto en marcha. Y todo estadounidense tiene derecho a esas respuestas”.

La votación en busca del testimonio de Trump se produce cuando el panel está develando nuevos detalles vívidos ese día y evidencia del estado de ánimo de Trump cuando se negó a reconocer su derrota ante Joe Biden, lo que resultó en el ataque de 2021 en el Capitolio. El panel mostró imágenes nunca antes vistas de los líderes del Congreso llamando a los funcionarios para pedir ayuda durante el asalto.

El ex presidente de Estados Unidos calificó el jueves de “fiasco” una citación emitida por la comisión del Congreso que investiga el asalto al Capitolio y preguntó por qué no lo habían llamado antes a declarar.

“¿Por qué la Comisión de ‘Deselección’ no me pidió que testificara hace meses?”, dijo Trump en su plataforma Truth Social después de que los legisladores que investigan el asalto al Capitolio decidieran citarlo a declarar. “Solo ha servido para dividir aún más a nuestro país”, agregó.

¿QUÉ NUEVOS DETALLES SALIERON DEL ASALTO AL CAPITOLIO?
Se puede ver a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y al líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, hablando con los gobernadores de los vecinos Virginia y Maryland. Más tarde, imágenes muestran al líder republicano del Senado, Mitch McConnell, y otros líderes republicanos cuando piden ayuda al fiscal general interino.

“Están violando la ley de muchas maneras diferentes, francamente por instigación del presidente de los Estados Unidos”, se escucha decir a Pelosi en un momento dado.

Además, en mensajes nunca antes vistos del Servicio Secreto, el panel mostró evidencia de la forma en que los grupos extremistas proporcionaron fuerza en la lucha por la presidencia de Trump, planeando semanas antes del ataque enviar una fuerza violenta a Washington.

“Su plan es literalmente matar gente”, decía un aviso que se envió al Servicio Secreto más de una semana antes de la violencia del 6 de enero.

El Servicio Secreto advirtió en un correo electrónico del 26 de diciembre de 2020 sobre un aviso de que miembros de los Proud Boys de derecha planeaban marchar en Washington el 6 de enero con un grupo lo suficientemente grande como para superar en número a la policía.

“Se sentía como la calma antes de la tormenta”, escribió un agente del Servicio Secreto en un chat grupal.

El panel de la Cámara advirtió que la insurrección en el Capitolio no fue un incidente aislado sino una advertencia de la fragilidad de la democracia de la nación en la era posterior a Trump.

“Nada de esto es normal, aceptable o legal en una república”, dijo la representante republicana Liz Cheney. “No hay defensa de que Donald Trump fue engañado o irracional. Ningún presidente puede desafiar el estado de derecho y actuar de esta manera en una república constitucional, punto”.

¿QUÉ PENSABA TRUMP EN EL DÍA DEL ASALTO AL CAPITOLIO?
La décima sesión pública, a poco menos de un mes de las elecciones de mitad de período del Congreso, profundizó en el “estado de ánimo” de Trump, dijo el presidente del Comité, Bennie Thompson.

El comité está comenzando a resumir sus hallazgos de que el republicano Trump, después de perder las elecciones presidenciales de 2020, lanzó un intento sin precedentes para evitar que el Congreso certificara la victoria de Biden. El resultado fue el asalto de la turba al Capitolio.

Las declaraciones de Thompson y Cheney estaban cargadas de un lenguaje que se ve con frecuencia en las acusaciones penales. Ambos legisladores describieron a Trump como “sustancialmente” involucrado en los eventos del 6 de enero. Cheney dijo que Trump había actuado de manera “premeditada”.

Para ilustrar lo que dijo que eran “mentiras intencionales”, el comité yuxtapuso instancias repetidas en las que altos funcionarios de la administración relataron haberle dicho a Trump los hechos reales con clips de él repitiendo exactamente lo contrario en su mitin previo a los disturbios en Ellipse el 6 de enero. El comité bien puede tomar una decisión sobre si hacer una remisión penal al Departamento de Justicia.

La audiencia del jueves comenzó en un complejo del Capitolio casi vacío, con la mayoría de los legisladores en casa haciendo campaña por la reelección. Varias personas que se encontraban entre los miles alrededor del Capitolio el 6 de enero ahora se postulan para cargos en el Congreso, algunas con el respaldo de Trump. Los agentes de policía que lucharon contra la mafia llenaron la primera fila de la sala de audiencias.

Para describir la mentalidad del presidente, el comité divulgó material nuevo, incluidas entrevistas con altos funcionarios del gabinete, asistentes y asociados de Trump en las que algunos describieron que el presidente reconoció que había perdido.

En uno, según la ex funcionaria de la Casa Blanca, Alyssa Farah Griffin, Trump miró un televisor y dijo: “¿Puedes creer que perdí ante este tipo?”, con insultos censurados por el comité.

El comité también se basa en el tesoro de 1.5 millones de documentos que recibió del Servicio Secreto de Estados Unidos, incluido un correo electrónico del 11 de diciembre de 2020, el día en que la Corte Suprema rechazó una de las principales demandas que el equipo de Trump había presentado contra los resultados de las elecciones.

“Solo para tu información. POTUS (la clave para referirse al presidente de Estados Unidos) está enojado”, escribió el Servicio Secreto, según los documentos obtenidos por el comité.

La asistente de la Casa Blanca, Cassidy Hutchinson, una de las principales asistentes del entonces jefe de gabinete Mark Meadows, recordó a Trump como “lívido” y “entusiasmado” por el fallo de la corte.

El ex mandatario le dijo a Meadows “algo en el sentido de: ‘No quiero que la gente sepa que perdimos, Mark. Esto es embarazoso. ¡Entiéndelo!’”, dijo Hutchinson al panel en una entrevista grabada.

Los miembros del gabinete, incluido el ex secretario de Estado Mike Pompeo, el fiscal general William Barr y el secretario de Trabajo, Eugene Scalia, también dijeron en entrevistas mostradas en la audiencia que creían que una vez que se agotaron las vías legales, ese debería haber sido el final de los esfuerzos de Trump para permanecer en poder.

“En mi opinión, ese fue el final del asunto”, dijo Barr sobre la votación del Colegio Electoral del 14 de diciembre.

Pero en lugar del final de los esfuerzos de Trump por permanecer en el poder, el comité señaló que era solo el comienzo, ya que el presidente convocó a la multitud a Washington para un mitin para luchar en las elecciones del 6 de enero.

La sesión sirvió como argumento de cierre para los dos legisladores republicanos del panel, Cheney de Wyoming y Adam Kinzinger de Illinois, quienes esencialmente han sido rechazados por Trump y su partido y no regresarán al nuevo Congreso. La legisladora perdió sus elecciones primarias y Kinzinger decidió no presentarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *