‘LA VIOLENCIA EN JUAREZ ESTA NORMALIZADA’…

Los multihomicidios ocurridos en la ciudad, 21 en diez meses del año con un saldo de 75 víctimas mortales, son consecuencia de la impunidad, consideró Silvia Aguirre, directora de Centro Familiar para la Integración y el Crecimiento A. C. (CFIC).

Dijo que otro efecto igual de grave que genera esta ausencia de castigo a los responsables es la naturalización de la violencia y la narcocultura que impera en ciudades como Juárez.

Oscar Esparza, investigador y catedrático universitario, expuso que las personas han aprendido a vivir en estos entornos violentos y han buscado protegerse, como ocurrió el llamado “jueves negro”, cuando la economía se paralizó ante el miedo de la ciudadanía a salir.

Uno de los últimos hechos violentos ocurrió el pasado lunes, a casi dos kilómetros de la estación de Policía del Distrito Centro.

En un recorrido por la escena del crimen se observó que existen varias casas abandonadas, viviendas viejas de adobe y otras que han sido modificadas, las cuales son habitadas por terceras y cuartas generaciones.

“Esta zona siempre ha sido muy conflictiva, peligrosa; hay muchas personas nuevas por aquí, mucho migrante y ellos no son personas conflictivas, los que los cuidan sí”, dijo José, quien tiene un puesto de ropa usada por la calle María Martínez.

Las primeras investigaciones apuntan a que se trata de crímenes relacionados con la venta de droga al menudeo.

“Lamentablemente lo que nosotros hemos percibido es que la violencia en Juárez está normalizada y se está normalizando porque hay una cultura de narcomentalidad muy arraigada en la comunidad y ésta es la que promueve que se vea natural la violencia”, explicó la directora de CFIC, quien ha realizado un trabajo permanente en la comunidad fronteriza.

Aseveró que la normalización de la muerte, del asesinato en Juárez, también tiene que ver con la impunidad, la corrupción y la cultura del narco.

En el mes de octubre han sido asesinadas 40 personas, de acuerdo con el seguimiento periodístico que se lleva con datos de la Fiscalía General del Estado (FGE). Entre las víctimas se encuentran mujeres y menores de edad.

Esparza dijo que la violencia que generan los diversos grupos delictivos, con sus arreglos y desarreglos, han originado también que la población aprenda a resguardarse, como ocurrió el pasado 11 de agosto, en el llamado “jueves negro”, cuando grupos del crimen organizado asesinaron a nueve ciudadanos en ataques realizados de manera simultánea en diferentes puntos de esta frontera.

“Lo interesante es que la gente se protegió, todo mundo se resguardó, al día siguiente todo estuvo desierto. Es como que la gente ya sabe cómo lidiar con este tipo de situaciones, si empieza la violencia se protegen, si ya no pasa nada, saben que se puede continuar y la causa son estos conflictos entre grupos delictivos”, consideró.

Algo que el investigador también destacó es a los hacedores de esta violencia que surgen entre la población vulnerable.

“Hay una población que es propensa a comportamientos violentos y encuentran en estos grupos su nicho. Hay gente a la que le gustan las armas, la violencia y, por diversos motivos y factores como la pobreza, desintegración familiar, etcétera, terminan encontrando en estos grupos estas actividades violentas que –al parecer– les sientan bien, porque lo siguen haciendo”, destacó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *